Somos dos estilos de vida, apostólica y contemplativa, estamos presentes en 72 países.
Tenemos 38 provincias, 444 comunidades y somos 3273 hermanas.

 

Amor, el Corazón del Universo. Segunda semana

 

Esta semana las ponentes han sido Monica Brown e Hilary Musgrave con la Hermana Brigid y la Hermana  Angela. Las cuatro han ayudado a reflexionar sobre la historia de la creación y los principios del Universo.

Con la ayuda de la música, del canto y de la danza hemos sido invitadas a abrir nuestro corazón y nuestra mente a la belleza de la creación y al asombro ante el Universo, siempre en devenir. A través de una reflexión pausada sobre la Creación, como nos la narra el Génesis hemos recordado otras historias de la Creación y mitos que encierran una verdad para nosotros. A través de un video y de un canto hemos pasado luego a la sorprendente historia de amor de la Creación de Dios, como hoy en día nos la cuentan la  ciencia y la cosmología. En Laudato Si, el Papa Francisco atesta la validez y la centralidad de esta historia del Universo en nuestra teología de la creación católica/cristiana. El Papa Francisco nos presenta el Universo como una carta de amor que Dios nos dirige (Laudato Si 85). En sus relaciones y a través de ellas, el Universo revela las riquezas del amor de Dios (Laudato Si 86).

 

En lo últimos tres días hemos reflexionado sobre los tres principios básicos del Universo y los hemos conectado con la Escritura  y nuestra historia fundante. Los principios son los siguientes:

  1. Diferenciación – todo el Universo creado es diferente y único. No hay dos cosas iguales.
  2. Interioridad – toda la creación tiene una creatividad y una conciencia interior.
  3. Comunión – todo está relacionado y es independiente.

 

 

Nos damos cuenta que la encarnación abarca mucho más que creer que Dios se hizo hombre hace 2000 años.  Jesús es la plena y más completa encarnación de Dios en forma humana. Sin embargo Dios ha estado presente a través de toda la historia del Universo.  Como lo dice el Papa Francisco en Laudato Si, 233, “el Universo se desarrolla en Dios que lo llena todo”. 

 

A lo largo de la semana, las participantes tuvieron la oportunidad de reflexionar personalmente, de compartir en pequeños grupos y en plenaria, de escribir su diario, de expresarse por medio de la danza o de artes plásticas. Las reflexiones diarias del Padre Jim Conlon y las sesiones semanales de mentoría han ayudado a las participantes a integrar los nuevos aprendizajes.

 

La semana que viene escucharemos a la Hermana Mary Ellen Sheehan IHM, que nos hablará de “El Cristo cósmico y la predicación, Jesús sanador”.