Amor, el Corazón del Universo. Tercera semana

 

Después de la presentación de la semana pasada sobre la Historia de la Creación y los Principios del Universo, hemos continuado a reflexionar y a examinar el rol de la ciencia y de la religión con relación a la historia de la creación. La Hermana Mary Ellen Sheehan IHM explicó que hay tres enfoques sobre cómo la ciencia y la religión se relacionan mutuamente:

●     Conflicto y sospecha entre ciencia y religión

●     Cada disciplina trabaja separadamente sin tener en cuenta los hallazgos mutuos

●     Co-relación  – en relación y en diálogo, enriqueciéndose mutuamente. Este enfoque es lo que hoy se experimenta más.  

 

En este espíritu de co-relación revisamos la Historia del Universo y el relato del Génesis.

Vimos un video “Viaje cósmico” que nos mostró que la ciencia presenta un relato preciso de la evolución del Universo desde el primero y gran destello al despliegue continuo del Universo. Nuestra reflexión sobre Génesis nos fue revelando la búsqueda del pueblo del Antiguo Testamento con el conocimiento que tenían en aquel momento.  En el Siglo XX, con la nueva tecnología, tuvimos una descripción científica más precisa del Universo. En ambas historias experimentamos a un Dios que cuida y ama profundamente. 

Pasamos luego a reflexionar sobre Jesús, el Cristo Cósmico, presente desde el comienzo y a través de toda la historia del Universo. Jesús es el Verbo humano encarnado y el Cristo Cósmico eterno.  Cristo es allí donde lo material y lo divino co-existen – que es/está siempre y en todas partes.

 

Desde el Evangelio de Juan reflexionamos y contemplamos Jesús como profeta, sanador y amigo y examinamos cómo el evangelio sigue escribiéndose en las vidas y ministerios de cada participante. Nuestro capellán Padre Jim compuso un poema que refleja lo recibido esta semana.

 

LA MIRADA

 

Mira en el misterio

Deja que tu corazón se colme

Deja que tu mente se abra

Deja que tu alma crezca.

 

Mira a fondo el rostro de Jesús

Escucha al Papa Francisco

Descubre a Dios

En nuestro mundo imperfecto y roto.

 

Sigue las mociones del Espíritu

En medio de cada nuevo momento

Experimenta la bola de fuego en tu corazón

Desde las profundidades silenciosas del estupor que fluye de la energía de amor.

 

Bajo un sol espléndido, nuestra peregrinación a Noirmutier nos llevó al Gois y a los lugares de la infancia de María Eufrasia, que ella amaba tanto. Nuestra celebración eucarística en Bois de la Chaise, mirando al mar, nos ayudó a tomar conciencia de la presencia de Dios en toda la creación.