Taller sobre la vida Contemplativa llevado a cabo en Corea del Sur

 

“Las hermanas Jude Ellen Golumbieski y Brigid Lawlor modelaron la riqueza de nuestros dos estilos de vida en la Congregación en un taller titulado “La vida Contemplativa en una Congregación Apostólica: ¿Que significa ser impulsada por el Amor de Dios”? El evento tuvo lugar en Corea del Sur el 28 de julio de 2017 como preparación para el regreso en septiembre de las hermanas contemplativas coreanas que han estado viviendo experiencias internacionales durante los tres últimos años, como una manera de profundizar su compresión de la vida contemplativa en la Congregación hoy. Hna. Johanna Yong sirvió como intérprete. Las hermanas Contemplativas que están viviendo en la Provincia de Mid-North gozaron con el mismo taller en Julio en la comunidad contemplativa de Cheltenham, Pensilvania, EE.UU. Cuarenta y cinco hermanas participaron en la reunión incluyendo Hermanas Briget y Hanan del Equipo de Liderazgo Congregacional.

Al comienzo del taller las participantes hicieron el ejercicio de poner a un lado su antigua comprensión de la vida contemplativa para poder escuchar “de nuevo” su historia así como escuchar por qué es “nueva”. Clarificar la identidad de las hermanas contemplativas en una congregación apostólica fue el tema que se desarrolló a través de varios tópicos revisados.

Aunque los Elementos Esenciales de la Vida Contemplativa han estado en proceso desde los años 90’s, existe un llamado continuo a  considerarlos más profundamente y reflexionar sobre cómo son vividos hoy. Este taller dedicó tiempo a: La Oración Apostólica Encarnada, Comunidad de Vida, Clausura, Celo Apostólico y Justicia.

ORACION APOSTÓLICA ENCARNADA  

La iluminación sobre el  Elemento Esencial Oración Apostólica Encarnada incluyó una presentación en Power Point expresando la realidad del mundo hoy. Varias hermanas jugaron diferentes roles de situaciones actuales, lo cual ayudó a representar el significado la Oración Apostólica Encarnada. La interacción entre las formas de vida contemplativa y apostólica se hizo evidente con la lectura del Artículo 6 de las Constituciones sobre la Misión y Espíritu. Después de la reflexión, las hermanas notaron que es claro “vivir en el momento” y “hacer de cada momento un momento de contemplación,” “encontrar a Dios morando en nosotras en ese momento,” es la clave para este elemento esencial.

VIDA COMUNITARIA

El elemento Esencial de Vida Comunitaria brinda el apoyo para la contemplación a la que las hermanas son llamadas. Hermana Jude Ellen resaltó que es un gran reto, una experiencia personal, una lucha constante el cultivar los valores de la vida contemplativa.

Las primeras constituciones, dadas por Sta. María Eufrasia, preguntaban “¿Cómo debemos conocer a las hermanas? Es por el amor sincero que ellas tienen las unas por las otras. “Que la caridad una todos los corazones, almas y espíritus tan cercanos que verdaderamente sean una, que esto pueda leerse en sus rostros y en su ser entero. Que ellas formen un solo corazón y una sola alma” Constituciones de 1834 y 1857.

Dirigiéndose a un grupo de contemplativas en la Basílica de Santa Clara, en Asís, las palabras del Papa Francisco resonaron con este elemento esencial. Dijo: Construyan la vida comunitaria, Es el Espíritu Santo que está en medio de la comunidad. Contemplen siempre, siempre con Jesús… y en una vida comunitaria con un corazón grande… Un signo es la alegría que nace de la contemplación y de la belleza de la vida comunitaria.”

Destacando algunas de las peculiaridades entre el enfoque contemplativo y apostólico en la vida comunitaria, Hermana Brigid señaló varias diferencias. Para las hermanas apostólicas la vida comunitaria nos libera para la misión, ella sostiene nuestro celo, Organizamos nuestra vida comunitaria para facilitar la movilidad apostólica. Para las hermanas contemplativas es una estructura de vida comunitaria que es una ayuda para facilitar la oración. Por lo tanto estas estructuras son y deben ser diferentes

CLAUSURA

Constituciones. El Artículo 43 (para las Hermanas Contemplativas) dice:

La clausura es signo y expresión de nuestra atención exclusiva al Señor y de nuestra total consagración a la oración. Nos ayuda a entrar en la soledad y en el silencio, tan necesarios a nuestra vocación. Esta soledad es fecunda en la medida que sentimos los dolores, las esperanzas y las alegrías de todo el pueblo. Si bien la clausura nos separa de los demás, nos ayuda a tenerlas más íntimamente presentes en el Corazón de Cristo. A la luz de la fe y del celo, valoramos la clausura como un don de Dios.

Un tiempo de clarificación sobre cómo la clausura continúa aun cuando estamos fuera de la comunidad, ayudó a las participantes a comprender qué significa tener una clausura de corazón.

Durante una de las reflexiones teológicas, una hermana contemplativa describió el significado de la clausura. Dijo: “Experimento la clausura de corazón cuando puedo regresar al silencio y soy capaz de relacionarme con otros con atención y compasión. Cuando me re-centro en Jesús y su morada dentro de mí, me doy cuenta que el pueblo de Dios está conmigo también y que no estoy nunca sola en mis momento íntimos con el Señor.” ¡El “momento” regresa!

CELO APOSTÓLICO

Estudiar la expresión de voto de celo para cada estilo de vida, (artículo 29) nos mostró que el trabajo y la oración no son los solos aspectos más importantes. El voto de celo también define nuestra relación mutua como miembros apostólicos y contemplativos. Suscitar ejemplos tanto de hermanas contemplativas como apostólicas presentes mostró las diferencias en el enfoque. Ellas también mostraron a las hermanas contemplativas un respeto por la clausura y los límites concretos de los diferentes estilos de vida en lo que se refiere a las relaciones así como el cómo actuar en circunstancias específicas.

JUSTICIA

La justicia y sus retos también fue tema de discusión. Como todos, las hermanas contemplativas tienen el desafío de crecer en la conciencia de las realidades globales y emprender acciones concretas en solidaridad con nuestros hermanos y hermanas. Hna. Jude Ellen presentó una serie de cuestiones:

¿Cómo ésta conciencia se ajusta con una vida contemplativa hoy?

Al volcarnos en misericordia y compasión sobre las personas sufrientes del mundo ¿cómo salvaguardamos nuestra vida contemplativa?

¿Nos atrevemos a caminar hacia el futuro con ánimo y esperanza?

¿Podemos liberarnos de estructuras anticuadas para que tengamos corazones llenos de compasión?

Durante las dos pasadas Asambleas Contemplativas de la Congregación (2008 y 2014), el vínculo entre justicia y creación se fortaleció. Con entusiasmo proclamamos que las demandas de justicia requieren que nosotros defendamos con pasión la belleza de la creación de Dios, a la que valoramos como Icono de Dios. Clamamos Justicia, Paz y cuidado de la Creación como parte integral de nuestro carisma y subsecuentemente de nuestra manera de vida.

¿En qué consiste la dimensión contemplativa de la Justicia?

¿Qué pueden hacer las hermanas contemplativas para promover la justicia en nuestro mundo?
           

Hermana Brigid pidió a las hermanas apostólicas que reflexionaran en la siguiente cuestión: Al considerar su propio trabajo de justicia como miembros apostólicos de la Congregación, ¿Qué ven ustedes de diferente en la manera como las hermanas contemplativas viven este elemento?

De más está decir que hubo una animada discusión de la cual surgieron muchos ejemplos concretos. Fue claro que con este elemento esencial, se requiere un proceso bien definido de discernimiento  para llegar a tomar decisiones.

ARTICULO PRIMERO

Una revisión del Artículo Primero (el cual fue aprobado hace 14 años en el 2003) sirvió como recordatorio para seguir clarificando lo que significa ser contemplativa en una congregación apostólica. Las dos hermanas que nos guiaron subrayaron la importancia de la comunicación de las hermanas contemplativas, lo cual es esencial en el estilo de vida contemplativo y, que las hermanas contemplativas en consulta con la Líder Provincial y su Consejo Contemplativo o la Líder Congregacional y su Consejo contemplativo tienen la responsabilidad de cualquier decisión que afecte su modo de vida en la Congregación.

Surgieron más preguntas sobre el gobierno así como el compartir de inquietudes en general.

 

CONCLUSIÓN

Las sesiones terminaron con una presentación histórica bajo la forma de “quiz” (preguntas y respuestas) Se presentaron doce preguntas a las que las participantes espontáneamente respondieron falso o verdadero. Por ejemplo: ¿Durante el tiempo de Santa María Eufrasia, las Hermanas de Santa María Magdalena estuvieron presentes en el Capítulo General? ¿Qué piensan ustedes? ¿Es falso o verdadero?