Zoom en la exposición "Pesebres del mundo"

Testimonios del equipo del
Centro de Espiritualidad Congregacional

 

Como cada año, tradicionalmente, el Centro de Espiritualidad Congregacional organiza una exposición de los pesebres enviados por las diferentes comunidades de la Congregación en todo el mundo.

Este año, elegimos el gran tema de los “Migrantes-Refugiados”, hoy es de extrema importancia y de actualidad. Además del Evangelio, nos inspiramos en el mensaje del Santo Padre Francisco para la jornada mundial del migrante y refugiado 2018. Cuatro palabras claves nos inspiraron en nuestro trabajo común: acoger, proteger, promover e integrar.

Esta exposición nos permitió reunir las diferentes entidades del sitio de Angers en un proyecto común. Pudimos contar con la ayuda y la participación del Museo del Buen Pastor (asociados y voluntarios), con las hermanas de diferentes comunidades, particularmente las hermanas de la Comunidad Internacional y los empleados de la hostelería que nos apoyaron para acoger los visitantes.   

Del mismo modo, el trabajo de las hermanas de la comunidad de Ruhama dio un complemente concreto a la exposición con una presentación PowerPoint sobre lo que realiza la Provincia BFMN junto a nuestros hermanos migrantes. Permitió dar a conocer mejor el trabajo de las hermanas y la implicación de la Congregación con los migrantes y los refugiados en el mundo entero.

 

Nirmala

Al recientemente al Centro de Espiritualidad Congregacional, me alegró mucho participar en el proyecto con todo el equipo.

Para tener éxito, teníamos que trabajar en colaboración. Nuestras ideas y competencias diferentes eran nuestra riqueza: Anne-Laure para la comunicación, Gaëtan para la logística, la ordenación del local y sus ideas para motivar al equipo, y Sarah como vinculo con el Museo. Hnas Denise e Irma, que habían tomado la iniciativa de la exposición, realizaron la escenografía (escogieron la disposición de los pesebres, los tejidos usados, las fotos imprimidas, etc.) Hna Theresa y yo participamos en la implementación y como cada uno, en dar la bienvenida a los visitantes. Hna Noreen estaba también presente, nos apoyó y nos ayudó, a pesar de su horario cargado debido a su partida.

Poco a poco, cada uno contribuyó con sus ideas en un espíritu de fraternidad y de respecto. Pocos días antes de la apertura, pienso que todos estábamos muy orgullosos del resultado.  Gracias al importante trabajo de comunicación, varios medios vinieron para realizar reportajes y entrevistar las hermanas del equipo, lo que nos permitió promover la exposición y darla a conocer a un gran número de personas.

Para mantener el espíritu de equipo vivo, Gaëtan, Sarah y Anne-Laure diseñaron un gráfico que indica la evolución del número de visitantes y premios a compartir si logramos el objetivo.

Doy gracias a Dios para esta oportunidad de descubrir las riquezas de cada miembro de nuestro equipo y de forjar lazos de amistas con cada uno. Las palabras del Santo Padre son veraz: “El contacto con el otro lleva, más bien, a descubrir su ‘secreto’, a abrirse a él para aceptar sus aspectos válidos y contribuir así a un conocimiento mayor de cada uno.”

 

Denise

La reflexión, la realización y las visitas guiadas de la exposición “Pesebres del mundo” con el tema de los “Migrantes” me permitieron entrar más profundamente en el misterio de la Encarnación, maravillarme y dar gracias. Toma carne, se vuelve hombre y vive nuestra vida. Hasta el punto de ser un migrante huyendo su país, vagando, teniendo sed, hambre, miedo como tantos hombres, mujeres y niños en el mundo hoy. Dios les acompaña, les da esperanza y vida, a través de buenos samaritanos, esas personas quien les acogen, les protegen, les estimulan y les ayudan en integrarse. Nuestra Congregación adoptó una posición con relación a los migrantes. Les acogemos, alojamos y acompañamos en todo el mundo.

Anne-Laure

Este año, participé por tercera vez en la organización de la exposición de “Pesebres del mundo”. A pesar de la repetitividad del evento, la experiencia fue totalmente diferente porque por primera vez trabajamos en equipo. Pensamos, diseñamos y realizamos el proyecto de principio a fin, juntos, basándonos en las competencias y los puntos fuertes de cada uno. Trabajamos en un ambiente de respecto y de confianza, apoyándonos en las capacidades y las disponibilidades de cada miembro del equipo. 

Puedo decir que el resultado es muy positivo a diferentes niveles: la cohesión del equipo nunca fue más grande  y la exposición tuvo un gran éxito con más de 1600 visitantes acogidos (800 visitantes en 2016).

Como dice el proverbio africano: “Solos vamos más rápido, juntos llegamos más lejos”.

Gaëtan

Trabajo en la Casa Madre de la Congregación hace 6 meses y me pidieron participar en la instalación de la exposición de pesebres. Durante una tarde, trasladé solo muchas cajas sin saber lo que contenían y sin explicación del proyecto.

Cuando las hermanas abrieron las cajas y me contaron la historia de diferentes pesebres y el tema de la exposición, entendí que era coherente con su misión. Me gustó el proyecto y quise participar con entusiasmo.

Así, con Anne-Laure y Sarah del Centro de Espiritualidad Congregacional, nos invertimos trabajando con las hermanas en la organización, la instalación técnica, la comunicación y la motivación. Los objetivos eran atraer el máximo de personas para recompensar el trabajo del equipo que dio su tiempo para construir esta exposición y dar a conocer a las hermanas de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor.

Este proyecto en grupo me permitió conocer mejor a las hermanas, comprender sus misiones en todo el mundo y trabajar con mis colegas en un buen espíritu.

Estamos dispuestos para mejorarnos el año prójimo gracias a una análisis critico de lo que hicimos y espero que recibiremos pesebres de cada país donde se encuentra la Congregación. Nuestro trabajo en equipo fue muy productivo y no esperaremos la prójima Navidad para elaborar juntos nuevos lindos proyectos.

Irma

Una vez más organizar los Pesebres Internacional, fue contemplar el “Dios con nosotros”, el Verbo que se hizo carne y vive en nosotras.

Con la asistencia y la energía que nos da El Espíritu Santo este año nos invitó a sentir a Jesús, junto a nuestros Hnos. migrantes, refugiados.

La reflexión y preparación fueron experiencias muy particulares. Buscamos vivir las 4 palabras del Papa Francisco por los migrantes: acoger, proteger, promover e integrar.

Sentí que como equipo nos fuimos dejando llevar por estas 4 palabras, que no solo marcaron el trabajo, sino, que con esa actitud nos motivó a recibir a los visitantes

Con la gracia de Dios, apoyamos a tomar conciencia de esta parte sufriente-vulnerable en la humanidad de hoy. Dios quiera que juntas/os logremos poner un granito de arena en la construcción de la “casa común” ¡muchas gracias!

Sarah

Tuve la oportunidad de mostrar la exposición a dos grupos de personas después de la visita del Museo. Después de ser sumergidos en la historia y la misión de la Congregación desde los origines durante más de una hora, los visitantes apreciaron acabar su visita con los pesebres tradicionales y diversificados que subrayan la internacionalidad. Les encantaron las especificidades locales (el oso polar en Canadá, el maté que bebe un personaje uruguayo, etc. Noté que el diaporama realizado por Hna Annie Golas acerca de la acogida de 40 migrantes en Nazareth fue muy apreciado por el público. Prolongación directa de la exposición permanente del Museo, la presentación valoriza una acción concreta de la Congregación en Angers y sensibiliza las personas al tema de los migrantes.

Acompañé dos grupos de visitantes individuales, fue un placer ver que tanto los adultos como los niños apreciaron la exposición.

Fue una ocasión para implicar a los voluntarios y más ampliamente todo el equipo del museo para que este evento sea un suceso.

Theresa

El trabajo de equipo durante la exposición de “Pesebres del mundo” en el Museo del Buen Pastor fue precioso, estimulante y fructífero. Pudimos construir un nuevo equipo en el Centro de Espiritualidad Congregacional, compartiendo nuestra sabiduría y creatividad.

Este año me gustó el tema. Es verdad que Jesús mismo era un migrante desde su nacimiento en la Sagrada Familia.

Me gustó acoger a los diferentes visitantes adultos y niños. Me tocó particularmente mi encuentro con una madre de familia radiante, que lleva su bebe de 3 meses en sus brazos y que estaba acompañada por sus dos otros hijos.

¿Porqué los visitantes están fascinados por los pesebres? Que sean consciente de esto o no, probablemente porque reciben el mensaje de Navidad: “Emmanuel, Dios con nosotros.” Es verdad Dios esta en cada uno de nosotros.

Estoy convencida que esta exposición contribuye en sensibilizar los visitantes respeto a importantes temas de actualidad, como los migrantes,  lo que nos permite ser solidarios con ellos más allá de las fronteras.