Justicia Entre las Generaciones

Mientras la Congregación celebra la clausura de su 31° Capítulo Congregacional, continuamos nuestro camino con Aguchita a la luz de la encíclica del Papa Francisco Laudato Si': Sobre el cuidado de la casa común. En esta quinta semana de reflexión, nos enfocaremos en el Capítulo Cuatro de la encíclica, 'Una Ecología Integral’, mientras buscamos ser iluminados, desafiados e inspirados a través de las palabras de Francisco y la vida de Aguchita.
 

En este cuarto capítulo, Francisco presenta una visión alternativa capaz de abordar todos los aspectos de la crisis global y desarrolla la idea de que todo está conectado e relacionado. En la quinta parte del capítulo, 'Justicia entre las generaciones', Francisco analiza cómo la relación intrageneracional entre nuestras generaciones actuales también se extiende a las generaciones futuras. En particular, escribe:
 

Ya no puede hablarse de desarrollo sostenible sin una solidaridad intergeneracional. Cuando pensamos en la situación en que se deja el planeta a las generaciones futuras, entramos en otra lógica, la del don gratuito que recibimos y comunicamos. Si la tierra nos es donada, ya no podemos pensar sólo desde un criterio utilitarista de eficiencia y productividad para el beneficio individual. No estamos hablando de una actitud opcional, sino de una cuestión básica de justicia, ya que la tierra que recibimos pertenece también a los que vendrán.
 

El viernes, 3 de diciembre, en su discurso de agradecimiento por haber sido elegido 13ª Líder Congregacional, Hna. Joan Marie López habló de cómo el futuro se nos acerca rápidamente. Ella contó cómo el futuro nos pide que hagamos los cambios necesarios en nuestra conciencia y trabajemos para la transformación radical de nosotras, de la tierra y del medio ambiente. Y también habló de cómo la Congregación está siguiendo los pasos de sus fundadores y de las muchas personas comprometidas que nos han precedido. A través de su oración para que dejémonos 'cautivar por el amor y apasionar por la justicia', ella teje el concepto de solidaridad y justicia intergeneracionales en sus palabras.
 

Las acciones de Aguchita demuestran su comprensión de la naturaleza conectada y relacionada de todo. Su enfoque fue más allá de la mera función utilitaria, ya que aprovechó cada oportunidad para transformar radicalmente las vidas y el entorno circundante de las mujeres y los niños a los que apoyaba. El mundo y su vida dentro de él eran regalos que deseaba compartir libremente con los demás, hasta el despojo total.
 

Al reflexionar sobre la vida de Aguchita y las palabras de Francisco a la luz del discurso de la Hna. Joan, ¿qué elecciones puede hacer para honrar profundamente sus responsabilidades intrageneracionales e intergeneracionales y asegurarse de que la Congregación, la Misión y el mundo que han recibido pertenece también a los que vendrán?