Rompiendo la cadena de la trata

Perú es un país de origen, tránsito y destino para hombres, mujeres y niños sujetos a la trata de personas, específicamente al trabajo forzoso y la prostitución forzada. A lo largo de las décadas de 1980 y 1990, hubo informes de que el grupo terrorista Sendero Luminoso, reclutó niños como soldados y mulas de la droga. En el siguiente extracto, extraído del libro Aguchita: Misericordia y Justicia, leemos cómo fue una niña soldada quien disparó y asesinó a Aguchita, una niña que quizás ella misma fue víctima de trata y forzada a combatir.
 

Momentos después, comenzaron las ejecuciones. Todos los nombrados estaban formando una fila y uno a uno fueron ajusticiados ante la aterrada mirada de los pobladores. Cuando le tocó el turno a la Hna. Aguchita, una joven senderista le disparó cinco tiros: dos en el lado izquierdo del tórax, dos en el brazo izquierdo y uno en el occipital izquierdo; así murió Aguchita.
 

El Documento de Posición de la Congregación sobre la Trata de Mujeres y Niñas destaca cómo la Congregación busca analizar y abordar las causas profundas, examinando y desenmascarando los nexos entre la trata y las políticas de injusticia económica, la violencia contra las mujeres, la discriminación de la niña, la militarización, el inadecuado apoyo a la migración y la aceptación social de la prostitución de mujeres y niñas. No sabemos si Aguchita trabajó a sabiendas con mujeres y niñas víctimas de trata, pero sí sabemos que desafió activamente los problemas que se han identificado como las causas profundas de la trata mientras buscaba promover el empoderamiento pleno de las mujeres y las niñas en todas las esferas de actividad. ¿Conoces las causas profundas vinculadas que permiten que la trata de personas continúe de una forma u otra? ¿Qué haces para desafiar estas causas fundamentales y romper la cadena de la trata de personas?