Una cordera llevada al matadero

En el 27 de septiembre, se conmemora el 31 aniversario del martirio de Hermana Aguchita, que fue asesinada por la banda terrorista Sendero Luminoso en La Florida, Perú. Aquel día Aguchita y Vilma Licuona, una hermana de la comunidad, habían planificado hacer su retiro mensual. Por la mañana lo haría Aguchita, mientras Vilma hacía sus tareas; por la tarde Vilma haría su retiro, mientras que Aguchita debía encargarse de la capacitación a un grupo de niñas para la elaboración de caramelos. Mientras tanto, la Hermana Celina Jugo, animadora de la comunidad, tuvo que ir a esperar a unas jóvenes voluntarias que llegarían a La Merced al mediodía.
 

Alrededor de las tres o cuatro de la tarde, Vilma fue alertada sobre movimientos en la plaza. Gloria, que fue testigo de los disturbios, recordó:
 

Más o menos a las 4:00 a 4:30 p.m., tuvimos la llamada de los compañeros del Sendero Luminoso, simplemente te tocaban la puerta y te decían: 'compañera hay reunión, salgan porque queremos conversar con ustedes...'. Esperó que salgamos todos, esperó que salgan los niños, vayan a su hogar, los que viven lejos, que todos estemos en nuestro hogar. A las personas mayores, sacarlas afuera.
 

Entre tanto, la Hermana Vilma permanecía escondida y atemorizada en la casa, tratando de seguir los hechos por la ventana del segundo piso. Los compañeros de Sendero Luminoso, al no encontrarse la superiora, buscaron a Aguchita. Otro testigo, Raúl, recordó:
 

Los señores buscaban a la Hermana Celina porque ella era la cabeza de la Iglesia y ellos no querían nada con la Iglesia. Por eso, ellos entran a este lugar… y a la hermana Agustina la sacan de su taller de repostería con todas las niñas.


Qué habrá pensado Aguchita cuando le exigieron que se fuera con ellos. ¿Podría haber imaginada el giro que iban a dar los acontecimientos? ¿Era consciente de que era una cordera llevada al matadero? Sitúate plenamente en este escenario: como una chica en el taller, un transeúnte escondido o un camarada armado de Sendero Luminoso. Esté presente y trate de procesar sus emociones. Observa a Aguchita y cómo responde a la situación, ¿qué aprendes de ella?