La lámpara del Oratorio de Santa María Eufrasia en la Casa Madre en Angers, Francia arde por nuestras Hermanas difuntas