Apoyándonos en el corazón evolutivo de Cristo